Algo sobre la muerte del mayor Sabines. – Jaime Sabines

PRIMERA PARTE I Déjame reposar, aflojar los músculos del corazón y poner a dormitar el alma para poder hablar, para poder recordar estos días, los más largos del tiempo. Convalecemos de la angustia apenas y estamos débiles, asustadizos, despertando dos o tres veces de nuestro escaso sueño para verte en la noche y saber que…

El encino

La distancia entre el encino del terreno frente a mi casa y yo, es una pantalla. Pantalla que plasma la historia de la vida – desde su creación y no creación- -desde que se conoció el sueño, cansancio – el misterio de las cosas que uno mismo se encuentra, al ondear la bandera de la…

Llanto por la muerte de un perro. -Abigael Bohórquez

Hoy me llegó la carta de mi madre y me dice, entre otras cosas: —besos y palabras— que alguien mató a mi perro. “Ladrándole a la muerte, como antes a la luna y al silencio, el perro abandonó la casa de su cuerpo, —me cuenta—, y se fue tras de su alma con su paso…

Dolor quemado

Amar es pensarte en la distancia, aunque mis manos no puedan sentir, ni regalarte una húmeda caricia. Amar es el dolor quemado, al no verte. De maltratar la almohada por tantos sueños, que me despiertan con sólo imaginarte aquí. Escucha el eco de mi pecho por tanto vacío, vierte la espuma de los años sobre…

Atentado siniestro

¿Qué es el amor? Un atentado siniestro quizá, que acecha a la moral del limosnero y le corta la barba al sabio. He muerto en ciertas tierras donde el amor carece de frescura, y sus flores no son más que hierba mala que me encuentro en el tras patio.  

Hoy desperté extrañándote

Estoy, pero no estoy. Mis letras flotan, se condensan y tocan tierra firme, como piratas en el mar. Mientras que el capitán poco a poco se va apagando y se clava en el mar quieto, que anteriormente era un jovenzuelo rebelde. Sensación de dormir esta noche acompañada; despierto, y resulta que la casa está sola;…

Siempre tuya

No hay dolor más grande que el creciente bajo la oscuridad de las cortinas cerradas, mientras me balanceo sobre la cama como un equilibrista de circo, con el fin de no caer hasta el fondo de la conciencia y llamarte al celular. Tomo las cobijas y me entierro en ellas, con tal de ver en…

Te tengo

Tengo miedo de perderte, de imaginarme que tu voz ya no será el hilo que teje lo que siento al pensarte, Que ya no plantaremos semillas de girasoles para que en el patio de tu vida florezcan. Tengo miedo de ya no escuchar contigo 101.1 De abandonar tu risa que me cura las heridas De…

Más lúcido

Demonio más encantador que la sonrisa del pasado; bajo la cama y sin el velador Oscuresco aquél recuerdo. Recuerdo ingrato, acechador. Alguien más encantador Imaginarlo, eso no puedo. Dicen que todo es sueño Y yo despierto cada día Mas lúcido, sin empeño. Vida, todo es brisa fría Hay que olvidar sin ceño Amar y llorar…

El llamado

Hay un extraño que toca la puerta, acaricia el timbre y rasga la madera. Hay un niño que grita mi nombre. Hay un joven que grita mi nombre. Un anciano que no sabe mi nombre. Entre ellos hay un sueño que tengo y me ayuda a no escuchar el llamado Es tarde. Es temprano. Es…