La gente no es justa

La gente no es justa apunta con el dedo partiendo la confianza en pedacitos, nos señala con la lengua como impuras cuando esa gente arrebató la privacidad e intimidad de nuestras manos. Manos de mujer valiente mujer que enfrenta las miradas en la calle en el salón de clases, el trabajo, en casa, y se…

Outer space

Qué se dice cuando la luz clara se torna de colores, y colapsa en las pupilas como estruendo visual, dejando ciego al que le dio un beso al sistema solar con solo verlo a través de un telescopio risueño. Qué se dice cuando ya no hay algo que decir, cuando preguntar un cómo estás no…

Ignora todo

Cuando la muerte toque tu hombro que tu hombro ignore lo que tiene atrás, y no voltees la vista en pos de lo que en algún lugar del tiempo has de abandonar. Deja que la última rosa se marchite deja que el colibrí zumbante no regrese más deja al niño desorientado, pues nadie sabe regresar…

No es una receta de amor.

Esto no es una receta de amor, es del más puro desprecio. De ese que doctores no medican por el riesgo a un paro cardíaco, pues cada letra es una prescripción al mismísimo entierro donde gusanos devoran al cuerpo inerte y despistado. Anoche me senté con Sabines para planear tu muerte; me dijo que el…

Desierto

PARTE I De grano en grano se me va el aliento contando los días en las dunas salteadas, viendo de reojo al sol que se mete hasta en la etiqueta de los calzones… …Y me quejo. No hay mamífero más agradecido que el dromedario rumiante que con una joroba se deja domesticar y le sirve…

Trazos de aire

Respirarte es arte desde que el mundo es mundo, desde que se inventó el papel, pulmón de los poetas que respiramos de letra en letra sobre la hoja. (te escribo como mero acto de sobrevivencia) Se respira veinte veces por minuto por minuto veinte veces te respiro. No falta el tonto que sale a buscar…

Misantropía

Uno al llorar se le vierten el alma y los pensamientos en llovizna o a cántaros (dependiendo el clima), sobre el pecho blanco que se tizna con la ceniza ardiente de lágrima.   Al llorar uno, se le cuelan las gotas entre cada grieta de la infancia, entre cada grieta imaginaria de vejez, que en…

El pez tornasol

Estoy parado en el tapete junto a la puerta principal de casa, y me llega al pensamiento que desconozco cuantas veces he visitado la oscura sala equipada con sillones de cuero negro, altos ventanales y un escritorio caoba, ubicada en el pasillo de la planta baja. Dicha sala casi no recibe visitas, tal vez porque…