Manifiesto de un mendigo

Vagando por las calles el hambre se sentó a comer conmigo,

unos cuantos días sin vida, otros nueve

sin saber del mar y su amarga/dulce orilla.

Búsquenme entre los muertos si creen que estoy perdido,

tal vez encuentren rastro de mis versos

o la eternidad de un silencio gritándole al hueco de mi pecho.

Desde el campo azul he vigilado el fértil cielo,

para evitar hundirme en el lodo del infierno;

así llegar al asfalto, ahí donde los dioses no fueron.

Pongo en manifiesto que me he convertido en mendigo

para aprender de las calles y hacerme inmune a

la hipocresía

el frío sin cobija,

las mentiras.

No es casualidad que a algunos el asma no perdone nuestra prisa,

por correr y sofocarnos con el tiempo que violenta con los años.

Extraño las mañanas de flor en flor; me daban aliento

para agradecer sin dificultad el seguir aquí (si es que despierto).

Ahora que hasta el hambre me ha perdido,

me he quedado sin compañía para llorar lo que alguna vez aprendí,

escribo, con tinta que los ciegos me han dado

para enseñarles lo que el mundo no quiere que vean.

Cada cicatriz que abro es una letra que pongo en condena,

y ¿Quién las paga?…

Si eso fueran monedas creo soy el más afortunado

porque pago, pago y seguiré pagando

una deuda,  por cada mendigo con heridas de tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s