El encino

La distancia entre el encino del terreno frente a mi casa y yo,

es una pantalla.

Pantalla que plasma la historia de la vida

– desde su creación y no creación-

-desde que se conoció el sueño, cansancio –

el misterio de las cosas que uno mismo se encuentra,

al ondear la bandera de la muerte sobre las nubes oscuras;

al patinar sobre el lago congelado por las palabras frías que me sopló la infancia.

La distancia entre el encino de en frente y yo, radica en que,

cuando fue sembrado, la Luz lo crió al son de caricias de oro,

y al crecer, sus gritos se convirtieron en susurro

-mi arrullo-.

Todo lo contrario a lo que soy o alguna vez fui.

Tendré que abrazarlo, para apreciar mi imagen en su tronco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s