El pez tornasol

Estoy parado en el tapete junto a la puerta principal de mi casa, y me llega al pensamiento que desconozco cuantas veces he visitado la oscura sala equipada con sillones de cuero negro, altos ventanales y un escritorio caoba, ubicada en el pasillo de la planta baja. Dicha sala casi no recibe visitas, tal vez…

El día que me falten

Cada que me voy lejos, ellos se me están yendo aún más. La voz quebrada a través del teléfono, las manos frías que tocan mi infancia cuando escucho sus consejos, me dicen que el camino es duro, y si se van mis padres, el pavimento de concreto por el que deambulo, en carbino se convertirá….

Malaquita

Malaquita, me arrancas como flor del campo. Tu nombre de mala, quita luna del cielo, separa el mar de su propia sal, pues el infierno es tu bandera. Malaquita, ¿cuando entenderás?, tu nombre mineral, rejuvenece al nadador sumergido en tus aguas, al que nada en tus pensamientos; tratando de llegar al  fondo de ellos.  …

Te sueño

Yo te sueño, cada vez que el día nublado apaga el sol, o veo al carpintero oliva, buscar su nido entre los robles. Te sueño, al dormir despierta y estirar el tiempo… Haciendo que un minuto sea una hora, al soñarte. Cuando al final de la jornada, el obrero va a casa; lo recibe su…

El encino

La distancia entre el encino del terreno frente a mi casa, y estas manos que envejecen, tratando de alcanzar las manecillas del reloj, es una pantalla. Pantalla que plasma la historia de la vida – desde su creación y no creación- -desde que se conoció el sueño, cansancio – el misterio de las cosas que…

Dolor quemado

Amar es pensarte en la distancia, aunque mis manos no puedan sentir, ni regalarte una húmeda caricia. Amar es el dolor quemado, al no verte. De maltratar la almohada por tantos sueños, que me despiertan con sólo imaginarte aquí. Escucha el eco de mi pecho por tanto vacío, vierte la espuma de los años sobre…

Atentado siniestro

¿Qué es el amor? Un atentado siniestro quizá, que acecha a la moral del limosnero y le corta la barba al sabio. He muerto en ciertas tierras donde el amor carece de frescura, y sus flores no son más que hierba mala que me encuentro en el tras patio.   *Painting, “An old man with…

Hoy desperté extrañándote

Estoy, pero no estoy. Mis letras flotan, se condensan y tocan tierra firme, como piratas en el mar. Mientras que el capitán poco a poco se va apagando y se clava en el mar quieto, que anteriormente era un jovenzuelo rebelde. Sensación de dormir esta noche acompañada; despierto, y resulta que la casa está sola;…

Siempre tuya

No hay dolor más grande que el creciente bajo la oscuridad de las cortinas cerradas, mientras me balanceo sobre la cama como un equilibrista de circo, con el fin de no caer hasta el fondo de la conciencia y llamarte al celular. Tomo las cobijas y me entierro en ellas, con tal de ver en…